Archivar para el mes “abril, 2012”

La decisión de Pep Guardiola.Tito Vilanova: Nuevo proyecto, mismos ingredientes

Hoy se ha hecho oficial la no continuidad de Pep Guardiola como entrenador del Barça. Su marcha parecía segura tras sus palabras al haber sido eliminado por el Chelsea de la Champions el pasado martes, era un secreto a voces. Esta decisión no cabe duda que se ha guardado como un tesoro ya que el propio Pep ha asegurado que ya la tenía decidida desde diciembre y así se lo había comunicado al club. Atrás queda el mejor palmarés como entrenador en la historia del Barça: Tres Ligas, dos Champions, una Copa del Rey, tres Supercopas de España, dos Supercopas de Europa y dos Mundiales de Clubs.

Guardiola se va, pero llega Vilanova. Desde la directiva azulgrana han querido cortar los rumores sobre los sustitutos de Pep inmediatamente aunque en parte esto haya restado emotividad al adiós de su entrenador. Nombres como Marcelo Bielsa y Ernesto Valverde eran los principales, aunque a la vez parecían improbables. Bielsa, técnico del Athletic de Bilbao, a pesar de ser probablemente el favorito en las encuestas para mantener el ADN Barça, era una posibilidad inviable porque seguirá en el club bilbaíno, lleguen las ofertas que lleguen ya que además de ser la apuesta principal de la campaña electoral del actual presidente, quiere sacar lo mejor de su plantilla, cree que aún se puede mejorar y la juventud de sus jugadores lo avalan. Valverde era una opción más posible ya que acaba contrato con el Olympiacos, sin embargo desde la directiva no se llegó a plantear su fichaje.

La directiva azulgrana nunca dejó de confiar en la continuidad de Pep, sin embargo el desgaste de Guardiola en el banquillo y el tiempo han sido decisivos. Cuando finalmente el club ha aceptado su marcha, Andoni Zubizarreta (director deportivo) ha sido el que ha elegido su sustituto. Zubizarreta no se la ha jugado y ha optado por una persona cercana a Guardiola, su mano derecha: Tito Vilanova. Tito, un hombre de la casa y que ha vivido junto a Pep todos sus éxitos, apostará por la continuidad del juego que se ha venido desarrollando durante estos últimos años. Muchos pueden pensar que es una opción arriesgada, puede que lo sea, pero no más que aquella que se tomó cuando se designó a Pep Guardiola como técnico azulgrana. Además, Vilanova parte con la ventaja al conocer la estructura del club y a sus jugadores. A su vez, los jugadores no sufrirán tanto el cambio ya que su nuevo entrenador es un viejo conocido. No se puede hablar de fin de ciclo, el fin de ciclo lo marcan los títulos y aún no se sabe los frutos que dará el proyecto de Tito, aunque bien es cierto que es un nuevo proyecto con los mismos ingredientes.

Los caminos de Pep Guardiola y Tito Vilanova se separan. Mientras Pep se tomará un tiempo de descanso (no entrenará a la selección inglesa en la Eurocopa como decían algunos rumores), Tito intentará mantener su legado, mantener la esencia que ha hecho triunfar al Barça. Ahora, los dueños del futuro de este club son los jugadores. El entrenador será diferente, pero aportará las mismas ideas, la continuidad marcará el proyecto, en ese sentido poco variará. Aunque, sin duda, se echará de menos a un entrenador como Pep Guardiola, el mejor entrenador de la historia del F.C. Barcelona.

@tandadepenaltis

También en: Creemos en el fútbol

“Cuanto más al límite, más valiente jugamos” – Josep Guardiola

Anuncios

Los otros leones

El Athletic se encuentra ante el último escollo para llegar a la final de la Europa League. El rival, el Sporting de Lisboa, un club rejuvenecido y con muchos jugadores de calidad, algunos de ellos españoles (Diego Capel y Jeffren) y otros con pasado en la Liga BBVA (Matías Fernández y Elías). Lo cierto es que el conjunto bilbaíno es favorito para llegar a la final, y más aún por el nivel mostrado en anteriores eliminatorias, nada parece capaz de dejar al Athletic sin final europea esta temporada.

El Sporting de Lisboa, dirigido por el exjugador de la Real Sociedad Ricardo Sá Pinto, se encuentra en cuarta posición de la liga portuguesa (muy por detrás de Oporto, Benfica y Sporting de Braga) y busca en esta competición lo mismo que el Athletic, hacerse con una copa que deje buen sabor de boca a la temporada ya que en liga no están rindiendo como se esperaba. Jugadores para el objetivo no le faltan, plantilla de calidad y muy joven.

En portería Rui Patrício, portero joven (24 años) formado en las categorías inferiores del club. Jugará un papel importante para mantener la portería a cero en la ida, portero muy seguro y que suena para equipos grandes, se espera mucho de él. En defensa juegan con dos laterales rápidos y con perfil ofensivo aunque con ciertas carencias defensivas como son Insúa y Pereira y como centrales Polga y Xandao, dos jugadores que van bien por alto pero lentos. Por tanto, la defensa de los portugueses no será un dolor de cabeza para los bilbaínos. Doble pivote en el centro del campo formado por Schaars y Carriço o Neto en el que falta técnica pero sobra esfuerzo, ayudarán en las tareas defensivas. Más arriba, una línea de tres detrás del delantero formada por Matías Fernández en el centro y como extremos Diego Capel e Izmailov. En el caso de Matías Fernández, es baja de última hora, por lo que será un problema para el Sporting la pérdida de uno de sus jugadores destacados. Por otro lado, es curioso que en la fábrica de extremos jueguen dos extremos que no han sido formados en las categorías inferiores y ni siquiera son portugueses (Capel e Izmailov). Ambos son claves en el equipo y a ellos deberá prestar atención el Athletic. Como delantero un holandés, Van Wolfswinkel, joven y con mucho gol aunque no destaca técnicamente.

Individualmente ninguno de sus jugadores iguala o supera la calidad de los jugadores del Athletic, y en conjunto tampoco. Lo cierto es que parece un equipo mucho más asequible que los rivales a los que ya eliminaron los bilbaínos como Manchester, Schalke… como también es cierto que el hambre de los portugueses puede ser esencial, de hecho ya eliminaron al Manchester City de la Europa League. A pesar de esto, ninguna de estas razones hace pensar en una eliminación del Athletic y en una final de Europa League sin dos equipos españoles.

 @tandadepenaltis

También en: Creemos en el fútbol

“Para mí el fútbol lo es todo. Pienso en fútbol, hablo en fútbol, leo fútbol y esa es una vida que no se puede vivir eternamente. Por eso me gustaría moderarla” – Marcelo Bielsa

Chelsea, retomando el vuelo

Interesante partido el que se jugará el próximo miércoles en Stamford Brigde. El Chelsea de Di Matteo y el Barça se verán las caras para disputar la semifinal de la UEFA Champions League. Quizás no sea una eliminatoria tan atractiva como la del Bayern – Real Madrid, precisamente porque no parece estar tan igualada.

El Chelsea está pasando una temporada dura, llena de altibajos, desde luego no parece que sea capaz de vencer al Barça y mucho menos a doble partido, sin embargo es un equipo a tener muy en cuenta. Tras los malos resultados cosechados con Villas-Boas, el llamado a ser el “nuevo” Mourinho, la llegada de Di Matteo parece haber levantado a un Chelsea cuya temporada no está siendo precisamente buena.

En la Premier League marchan en sexta posición a 22 puntos del Manchester United (primer clasificado), sin duda una posición que no está a la altura de los nombres que forman el equipo. A principio de temporada se esperaba que luchasen por la Premier League con Manchester United y Manchester City y sin embargo ahora se encuentran luchando por entrar en Champions con equipos como Totthenham y Newcastle.

Historia diferente para el conjunto inglés es la Champions, donde han ido superando a sus rivales hasta llegar a las semifinales, un camino que precisamente no fue fácil ya que a punto estuvieron de quedar eliminados en la fase de grupos. En octavos se vieron obligados a remontar la eliminatoria para seguir vivos en la competición y vencer al Nápoles y por último, en cuartos sufrieron para eliminar al Benfica. Por tanto, en la competición europea han ido sorteando los obstáculos aunque con dificultad.

Entre los jugadores del Chelsea destaca uno por su importancia en el juego: Juan Mata. El español será el jugador más participativo en el juego del conjunto inglés. Su importancia en el equipo ha sido notable desde su llegada y su rendimiento ha ido a más, jugador imprescindible para los londinenses si quieren mostrar su mejor nivel. No hay que olvidar su delantera, formada por Drogba (letal) y el resucitado Fernando Torres, en principio se espera un solo punta, solo uno de ellos será titular, sin olvidar a Sturridge, aunque en un segundo plano. En la defensa el más destacado es el joven David Luiz, muy buen defensa y cuyo rendimiento es alto. En portería un Cech que no está al nivel de hace unos años, aunque sigue siendo uno de los mejores del mundo. Todo ello comandado por Lampard, el veterano jugador de los “blues”, jugador importante aunque relegado esta temporada ya que no está disfrutando de tantos minutos, sin embargo su presencia es muy a tener en cuenta.

La eliminatoria a priori parece muy de cara para el Barça, factor clave es la vuelta en el Camp Nou. El Chelsea irá a muerte en ambos partidos ya que esta competición sería lo único que salvaría su nefasto año. Sin embargo, el Barça tiene armas de sobra para frenar a los ingleses y hacerles daño, la eliminatoria no parece temible para los culés y menos con el abrumador estado de forma que están demostrando, aunque los partidos hay que jugarlos y el Chelsea no dará nada por perdido.

@tandadepenaltis

“El fútbol es tan sencillo… No comprendo porque los entrenadores lo hacen tan difícil con sus charlas” – Jimmy Floyd Hasselbaink

La bestia alemana

Martes, 17 de abril, 20:45 h. Ese será el momento en el que el balón empiece a rodar en uno de los partidos más importantes del año. Barça, Real Madrid y Bayern son los favoritos a esta Champions, estos dos últimos serán los protagonistas de dicho enfrentamiento. Será un partido igualado, en principio de tú a tú aunque el Real Madrid debería estar un escalón por encima. Cada uno tiene su propia opinión, para el presidente del club alemán, ambos equipos están al mismo nivel, mientras que para su entrenador, el Bayern está un poco por debajo, lo que nadie duda es que será un partidazo.

Lo cierto es que el Real Madrid tiene un equipo mucho más completo, los de Múnich tienen ciertas carencias en defensa, es su punto débil y aún más cuando les tocará parar a hombres como Cristiano, Benzema, Higuaín… Este aspecto puede ser determinante en la eliminatoria, prueba de fuego para ellos. Otro aspecto clave será el lateral izquierdo del Real Madrid, lo normal sería que jugase Marcelo, sin embargo Coentrão suele ser el preferido de Mourinho en estas ocasiones. Pase lo que pase, deberán emplearse a fondo, Marcelo por sus carencias defensivas (aunque ha mejorado inmensamente) y Coentrão por su bajo rendimiento, parar a un extremo del Bayern será un duro trabajo. Estos serán los detalles que marcarán la semifinal, la defensade ambos conjuntos, parar a semejantes ataques será difícil, cualquier fallo puede marcar la eliminatoria y dejarla sentenciada.

Un hombre clave para los alemanes será Arjen Robben, si se encuentra bien físicamente, será el eje por el que pasen todos los balones, su combinación con Mario Gómez y la ayuda de Ribéry y Schweinsteiger le hará determinante, además tiene la motivación de enfrentarse a su ex equipo. Tampoco hay que olvidarse de Kroos, el joven jugador ha ganado mucho protagonismo esta temporada. Neuer será otro hombre importante, un portero de gran nivel que sin embargo ha tenido actuaciones irregulares, pero se espera lo mejor de él en estos partidos.

El rendimiento que puedan mostrar va a ser totalmente diferente al que tenían en noviembre o diciembre, en la ida se mostrarán muy cautos, no reservarán sus armas pero si que las dosificarán de cara a la vuelta, donde esperan jugárselo todo. Además, esta semana prácticamente se juegan la Bundesliga frente al Borussia Dortmund, equipo del que le separan apenas tres puntos, por lo tanto, pueden acusar ese cansancio en Champions. Su trayectoria en la liga alemana ha sufrido un bache, ya que pasaron de tenerla casi ganada (tenían un amplio margen), a tener que jugársela con el Dortmund, todo esto a pesar de los cinco partidos consecutivos que llevan ganando los bávaros.

Por tanto, partidos igualados tanto en la ida como en la vuelta, una eliminatoria de la que el Real Madrid debería salir victorioso, a pesar de la igualdad entre ambos equipos. Partido de los grandes, y eliminatoria que bien podría haber sido una final de Champions.

@tandadepenaltis

“El fútbol siempre es un trabajo de equipo” – Franz Beckenbauer

La agonía de Emery

Malos días corren en la ciudad del Turia. El Valencia ha puesto en peligro en las últimas jornadas la tercera posición en Liga, una posición que se daba ya por hecha y que era el objetivo a principio de temporada, ser el primero de “la otra Liga”. Las pañoladas y los pitos se han convertido en una costumbre en Mestalla, la imagen del equipo no gusta y así se expresa la grada, una grada llena de pesimismo por los irregulares resultados del club.

No es la primera vez que se cuestiona a Unai Emery como entrenador del conjunto ché en estas cuatro temporadas al frente del equipo, cuatro años de altibajos en los que ha pasado del cielo al infierno para la afición valencianista. La imagen que se tiene del técnico guipuzcoano es diferente en Valencia que desde fuera. Fuera del ámbito valencianista se valora su trabajo y la capacidad de mantener el tercer puesto en Liga a pesar de que cada año sufre bajas de estrellas como Villa, Silva, Mata… A su vez tanto en Copa como en competiciones europeas el equipo rinde. Sin embargo en Valencia la perspectiva cambia, la afición busca mejoras visibles en el equipo, ya no valen las excusas de las bajas de estrellas, y sobre todo ponen como objetivo recortar las distancias con Real Madrid y Barça, trabajar para hacerles frente. Además, ser eliminados de la Champions sigue escociendo (a pesar de que sigan disputando la Europa League) ya que se esperaba más del equipo en esta competición, al contrario del buen papel en Copa, que es un punto a favor de Emery.

La situación es difícil. El empate cosechado en Liga contra el Levante en el derbi valenciano la pasada jornada no fue del agrado de la afición ya que se esperaba más del equipo. No obstante, el empate valió para alejarse un punto del Málaga, club que ha ido ganando terreno y que está a la caza del Valencia, parece que le plantará cara hasta el final. De haber ganado el conjunto andaluz esta jornada al Betis, el conjunto ché habría perdido esa tercera posición en la tabla que desembocaría en una crisis aún mayor a nivel deportivo. Sin embargo la afición espera una reacción del equipo desde ya, sobre todo en Liga. La temporada regular esta pasando factura y tienen la obligación de mantener la posición hasta el final.

Por otro lado, anoche, en la Europa League, tenían una cita de las grandes. El equipo debía remontar un 2-1 en contra frente al AZ Alkmaar. Una prueba de fuego para Emery ya que algunos rumores apuntaban a su destitución en caso de eliminación. El equipo respondió, 4-0 en Mestalla, estadio y afición volvieron a vibrar como en las grandes noches europeas y el equipo logró la clasificación para semifinales de la competición europea de forma cómoda, con grandes lecciones de estrategia en los dos primeros goles. Unai podrá respirar tranquilo de momento.

Con el objetivo de mantener la tercera plaza en Liga que aporte el acceso a la Champions y de lograr pasar a la final de la Europa League, el Valencia deberá ir olvidando su irregularidad, esa mezcla de partidos con nivel muy alto y otros con grandes errores, sobre todo a nivel defensivo. En jugadores como Roberto Soldado se debe sostener el club, jugadores que siempre dan un alto nivel, el mismo que ha logrado el club con el paso de los años a pesar de los malos momentos por los que ha pasado.

El futuro de Emery pinta bastante negro. Unai parece estar acabando una etapa en la que estos últimos meses se están haciendo largos, la agonía se está apoderando de él. Acaba contrato el 30 de junio y ya no piensa en la renovación porque, a pesar de que en todo momento quiso continuar en el club, el equipo busca un nuevo rumbo, otra filosofía. Quizás su trabajo se le valore demasiado tarde, pero su etapa ha tenido más pros que contras. Un buen cierre de ciclo sería lograr la Europa League, en mente de todos los valencianista, porque ni siquiera se espera una sorpresa que le haga seguir en el club la temporada que viene.

@tandadepenaltis

” No arriesgar es lo más arriesgado, así que, para evitar riesgos, arriesgaré ” – Juan Manuel Lillo

El silencio de Pep

Pep sigue sin hablar, su contrato con el F.C. Barcelona termina esta temporada, pero su voz sigue escondida cuando se le pregunta acerca de su futuro. Otras temporadas en estas fechas ya se sabía su decisión sobre si renovaba o no, pero esta campaña las dudas acerca de su continuidad han crecido. Varios factores influyen, y es que, tras haberlo ganado todo, no es fácil mantener ese rendimiento. La presión crece y hace que con una o dos derrotas ya se hable de crisis. Además esta temporada ha venido acompañada de dos batacazos como son las enfermedades de Tito Vilanova y Eric Abidal.

En caso de querer cerrar esta etapa, Pep Guardiola no esperaría a comunicar su marcha al final de temporada, ya que esto haría trabajar a la directiva del Barça a contrarreloj en busca de un sustituto que acepte trabajar con la presión de los resultados de Pep, algo de lo que serían capaces pocos.

Sin embargo, la decisión de Pep está tomada a pesar de que no se ha publicado oficialmente. Los tropiezos del Barça a lo largo de esta temporada, unidas a las enfermedades de Vilanova y Abidal respectivamente le hicieron dudar sobre seguir o no en el Barça. En el caso de la enfermedad del primero, Guardiola ligó su continuidad a su estado de salud, lo ve necesario en su proyecto y no seguiría sin él. Sin embargo, la enfermedad de Abidal significó una razón para seguir, Pep no quiere abandonar a un grupo afectado por la baja del francés.

La renovación de Pep Guardiola seguirá las directrices del pasado, es decir, renovará por un año a pesar de que el club siempre insistió en un contrato a largo plazo, y los términos económicos no variarán. Las negociaciones han sido duras, la relación con Sandro Rosell y la junta directiva apenas existe, en parte por los enfrentamientos de esta con Joan Laporta, al que Pep tiene mucho aprecio, de hecho fue el presidente que apostó por él. El peso del acuerdo ha recaído prácticamente en su totalidad en Andoni Zubizarreta, él es el verdadero intermediario entre el propio Rosell y el entrenador y ha sido clave en su continuidad.

Por lo tanto, el entrenador seguirá una temporada más en el club con el que se ha formado y triunfado como entrenador. Todavía opta a ganar las tres competiciones (Liga BBVA, Champions League y Copa del Rey), el acuerdo se hará oficial dependiendo de su marcha en estas competiciones.

@tandadepenaltis

 “No hay nada más peligroso que no arriesgarse” – Josep Guardiola

El debate de Mou

Mucho se ha hablado del futuro de José Mourinho en los últimos meses. Continuos rumores, suposiciones, súplicas del madridismo para que se quedase… Parece que el portugués ha zanjado el tema negando su marcha la temporada que viene al Manchester (una de las alternativas junto a clubes como el Chelsea) y afirmando tener dos años más de contrato, dando a entender que su prioridad es cumplirlos.

Lo cierto es que se trata de una táctica realizada por Mou para desviar la atención y la presión hacia su equipo, como pasó hace una temporada y en sus etapas en Oporto, Chelsea e Inter. Ha surtido efecto, una vez más, el Real Madrid se encuentra líder de la Liga BBVA, a pesar de que el Barça le ha ganado partida en las últimas jornadas.


Parecía que el final del debate terminaría con un sí de Mourinho a continuar en el Real Madrid, cosa que se ha cumplido. Ha logrado su objetivo de ganar la Copa (de ahí que esta temporada era el trofeo menos importante), aunque todavía le quedan Liga y Champions, esa Champions que sería la décima para la entidad. Cierto es que en caso de ganar estas dos competiciones esta temporada, con permiso de Bayern y Barça, la presión en la temporada 2012-2013 sería aún mayor. Se habría colmado la sed de títulos de los últimos años, sin embargo se ejercería una presión que no es agrado del portugués, de hecho su marcha del Inter fue tras haber ganado las tres competiciones, algo difícil de mejorar. En este caso, parece que aun así Mourinho seguirá en dos años en los que la presión, sobre todo por parte de los medios puede que crezca como la espuma.


Y es que en el caso de Mou, el silencio parece que significó su continuidad en todo momento, y fue el eje para desviar los focos hacia él en vez de a sus jugadores. Un tema que prefirió no zanjar por el bien de su equipo, a pesar de que en el vestuario sabían que seguiría. Comportamiento muy diferente al que tuvo negando rápidamente los rumores de una mala relación entre Iker Casillas y él, unos rumores que en este caso si afectaban a las dudas acerca del compañerismo del grupo y repercutirían en su rendimiento negativamente. Táctica Mou.

“En mi diccionario no existe la palabra miedo y no quiero que figure en el de mis jugadores” – José Mourinho

Navegador de artículos

A %d blogueros les gusta esto: